Hacer que alguien salga rápidamente de un lugar.