Es la picazón, el cosquilleo o la irritación en la piel que provoca la necesidad de rascarse.

Ej. La niña tiene una rasquiña que no se le quita.