De los diversos tipos de venenos contra ratas y ratones, el más mortífero es el "tres pasitos", así llamado para describir la única reacción de la víctima antes que el veneno surta efecto, dar tres pasitos y luego caer muerto.