Dejar de visitar una persona, o un lugar.